Se encuentra usted aquí

Inicio » Club

Historia del Club

¿Cuál es la historia de nuestra asociación deportiva? ¿Por qué esta fundación? ¿Cuándo y cómo se comenzó a gestar un club como el nuestro?

En un comienzo, dos intrépidos y valientes entrenadores, monitores y educadores -no sabríamos diferenciar ahora mismo el orden de estas palabras-, decidieron emprender una aventura en solitario creando un club desde la base con el fin de hacer las cosas bien desde el principio. No pretendemos ni mucho menos echar arena sobre ningún otro equipo del norte extremeño; simplemente ambos monitores sopesamos muy seriamente la idea de crear un nuevo club dadas las carencias formativas que existían en una categoría tan importante a nuestro juicio como es la de 4 y 5 años, que hasta entonces no había gozado de prácticamente ninguna atención en Plasencia y alrededores. La idea de la creación del club parte del auténtico promotor de la idea, Jairo Jiménez. El que escribe estas líneas simplemente creyó firmemente en esas ideas, en parte porque ya conocía la metodología de trabajo de Jairo, pero sobre todo, porque el carácter, la amistad y la bondad en la consecución de los objetivos quedaban fuera de toda duda. No se trataba de un proyecto simplemente económico, buscando beneficios personales, sino que se pretendía ir mucho más allá -como se demuestra temporada tras temporada-, con vistas a una formación a largo plazo. Y ese “largo plazo” fue el motivo culminante por el que decidimos emprender esta particular andadura.

A la hora de crear el club, surgieron muchas dudas y preguntas. Tanto Jairo como yo mismo tenemos bastante experiencia como entrenadores tanto de fútbol base como de equipos senior; sin embargo, desconocíamos casi en su totalidad la cantidad de entresijos y trámites legales necesarios para afrontar la creación de un club desde cero. Aún hoy podemos considerarnos novatos en la materia, jóvenes inexpertos que han ido superando todas las trabas a base de ilusión y sobre todo de trabajo, de mucho trabajo.
Una de las cosas que primero tuvimos que decidir fue el nombre del club. En una tarde inolvidable fuimos elaborando varias propuestas: Boquique, Abuelo Mayorga, Vía Dalmacia, Valcorchero, Berrocal o Alcornocal fueron algunas de las propuestas….hasta que llegó la definitiva: Club Deportivo Ciconia Negra. Es posible que mi carácter de licenciado en ciencias biológicas influyera notablemente en la decisión; pero lo que más nos inclinó a elegir este precioso nombre fue el aunar bajo un mismo calificativo varios conceptos: una idea de comarca o lugar no excluyente a ninguna localidad, aunque centrándonos sobre todo en Plasencia, nuestra cuna, y a la que estaremos siempre eternamente agradecidos por habernos dado esta oportunidad; la búsqueda de un emblema representativo, con la idea de que si no se trabaja bien desde la base, los buenos conceptos tienden a extinguirse, como nuestra amada cigüeña negra; y sobre todo, y aunque al principio pudiera sonar un poco raro, el aunar los conceptos de latín y castellano le otorgaba al nombre una fuerza enorme, una autoridad especial que poco a poco se ha ido consolidando y dando a conocer en la ciudad primero y en toda la comunidad autónoma después. A estas alturas, queda poca gente ya en Plasencia que no haya oído hablar del “Ciconia”. Todo un acierto, sin duda.

El siguiente paso, fue encontrar un escudo adecuado y representativo, fácilmente identificable. Para ello, y afortunadamente, contamos con la inestimable ayuda tanto de un experto dibujante (léase, mi estimado progenitor), como de un gran un amigo (llámese Niko). Tras realizar varios bocetos, aunando los conceptos de fútbol, deporte y naturaleza, y tras descartar varias -y muy interesantes también- propuestas iniciales, nos declinamos por el escudo del club que todos conocemos, con los colores rojo, negro, blanco y verde, representando valores de fuerza, vivacidad y tenacidad.
Una vez decididos nombre y escudo, continuamos trabajando en la puesta en marcha del club: estatutos, acta fundacional y primera asamblea extraordinaria de los fundadores del proyecto fueron los primeros documentos a elaborar. Unos trámites burocráticos que se hicieron pesados, pero que fueron más llevaderos gracias a la ayuda brindada por nuestros compañeros de la Consejería de los Jóvenes y el Deporte de la Junta de Extremadura, que siempre estuvieron dispuestos a resolver las dudas y preguntas que se iban presentando.

A medida que íbamos avanzando en las diligencias legales comenzamos a darle publicidad al proyecto. Tras una reunión en la que acordamos las cuotas para la primera temporada llegamos a la conclusión de que una de las premisas con las que había que tratar de atraer al gran público -aparte de con el proyecto deportivo-, era con unos precios realmente económicos durante el primer año. Elaboramos un sencillo díptico que fuimos repartiendo poco a poco, y así fuimos dándonos a conocer, con escasos medios técnicos y económicos en nuestros comienzos. Para afrontar y llegar al presupuesto requerido fuimos dándole rienda suelta a nuestra imaginación, que no tuvo descanso a lo largo del año. Se diseñaron también las tarjetas para irlas repartiendo entre todos aquellos que mostraron interés por pertenecer al club. Creamos una página Web sencilla y escueta gracias también a la colaboración de Niko; una Web que, por cierto, crece año a año y es ya todo un referente entre los clubes de la comarca. Para nuestro asombro y sorpresa, logramos reunir tanto en la Casa de Cultura de Carcaboso como en el Auditorio de Santa María en Plasencia a un buen número de personas: familiares, amigos y sujetos interesados en formar parte de este precioso proyecto. En ese momento llegaron las primeras inscripciones, y poco a poco, el boca a boca fue la mejor publicidad, produciéndose el resto de subscripciones a lo largo del año.

Debemos confesar que al comienzo nuestra idea fue competir con uno o dos equipos en categoría pre-benjamín. Pero a medida que fueron desarrollándose los acontecimientos nos fuimos dando cuenta que nuestro fuerte durante la primera temporada fue la categoría que nosotros mismos habíamos creado: la categoría chupete o “Grupo 1”, correspondiente a los niños nacidos en el año 2006. De esta forma declinamos el hecho de competir para centrarnos exclusivamente en la formación de los más pequeños. Todo un acierto, como se ha demostró a lo largo del año.

Con todo el ritmo y la intensidad con la que habíamos trabajado, de repente nos detuvimos un día y nos dimos cuenta de que el “papeleo” se acababa…¡¡y comenzaba lo bueno!! Casi se nos había olvidado que lo realmente bonito de este club era el trabajo con los niños…los entrenamientos…irnos conociendo todos poco a poco… Con apenas un par de balones -el resto del material llegó al día siguiente- comenzamos los entrenamientos, y con ellos la historia deportiva de este club, el lunes 25 de octubre de 2010. Destacar que una de las cosas en la que no reparamos en gastos fue en la adquisición de material. Nos parece algo inconcebible que algo tan sencillo como balones de fútbol pudiera llegar a escasear en una escuela con tal fin. Pero no nos limitamos única y exclusivamente a la adquisición de balones y material típico de entrenamiento, sino que adquirimos también material tan novedoso como escaleras de coordinación, pelotas blandas, zancos, esféricos especiales de psicomotricidad… En suma, una cantidad de elementos que nos han permitido el desarrollo de multitud de variantes en la realización de los entrenamientos del club.

Poco a poco el club ha ido creciendo, tanto en número de inscritos como en calidad de entrenamientos y puesta en marcha de actividades. Un nacimiento que por cierto no habría sido posible sin el apoyo y la cesión de instalaciones por parte de los Ayuntamientos de las localidades de Plasencia, Carcaboso, Valdeobispo y Aldehuela del Jerte, que se mostraron encantados con el proyecto también desde el principio, y a las que desde estas líneas les queremos mostrar nuestro agradecimiento. Gracias por habernos ayudado a echar a volar...

Inicio de sesión

Destacados

Descuentos colaboradores Ciconia Negra
Descuentos colaboradores Ciconia Negra

Empresas colaboradoras

Centro osteópatico Area Zentro
Carpintería San Fulgenccío, S.L.
Los Arcos Bar